Monthly Archives: February 2013

Roma 25 de febrer 2013

Sabia que criticaries la meva debilitat romanticoide, my dear, però si vols parlar de coses series, parlem de la feina, parlem.

Vaig conèixer el senyor Tomaso en una pizzeria. Va arribar molt content, gairebé dels últims clients i va demanar una capricciosa gairebé cridant. (Més tard entendria que aquell era simplement el seu to de veu).

Després d’un clic que ja no recordo, em trobo parlant amb ell que m’explicava, no sense una mica d’orgull, que era productor de CINEMA (s’ha de pronunciar així). I jo feliç i innocent li dóno el meu contacte apuntat en un tros de paper groc de la pizza. I ell també feliç i innocent em dóna també el seu i diu sí, sí, vine a l’oficina que hi ha una noia que parla espanyol. aaahhh, és clar, així és com van les coses.

La noia que parla espanyol el primer dia ja em diu: vés amb compte, que aquest, referint-se evidentment al senyor Tomaso, no paga el sou.  La comptable em diu que li he d’escriure els mails com si fos un nen petit, per exemple, no li pots posar un link perquè no el sap obrir. aaaah, així és com funcionen les coses…

El senyor Tomaso, que és efectivament com un nen petit, feliç i innocent, està co-produïnt una pel·lícula, d’aquelles fàcils de produïr, on no hi ha ni animals, ni nens, ni circumstàncies climàtiques adverses, sinó totes dues tres quatre coses. I jo, que ara crec que ja em puc declarar amant de les situacions surrealistes, nedo per enmig com peix a la peixera, podríem dir.

Per exemple, el senyor Tomaso vol trobar la manera de portar un ós polar des de la Xina fins al Canadà. L’ós polar té tres mesos i ha de menjar cada tres hores, bé, és molt complicat, enciclopèdia dels óssos polars ets la meva amiga odiada. I llavors decideix que direm que és un gos. De la mida d’un labrador. aaaaah, és clar, si total, qui se n’hauria d’adonar?

I així és com em trobo que li he de contestar un mail a una senyora d’una companyia aèrea que pregunta: Quin tipus de gos és? I em veig temptada, temptadíssima de dir-li, Miri, és un (g)ós polar. Llàstima que la broma estúpida només té sentit en català.

De totes maneres, malgrat el senyor Tomaso té el cap literalment dins una peixera, malgrat que tots els que treballen a la seva oficina en tinguin un tip d’ell, malgrat no sàpiga qui és Drew Barrymore, malgrat no sàpiga com obrir un link ni com escriure en anglès… malgrat tot, alguna cosa deu tenir, una labia impressionant o una flor al cul perquè Firma els Contractes, i Paga els Sous. (de moment, tot, de moment..)

Ah, i per cert, si saps d’algú que tingui un Russian brown bear i el vulgui vendre, no te n’estiguis de dir-m’ho!

Advertisements
Tagged , , , , ,

Londres, 21 de febrero de 2013

Me levanto a las 4.30 (AM) y al salir de casa me encuentro a un zorro escarbando la basura en mi puerta, lo que me da una perspectiva bastante clara de la hora que es. El animal huye veloz, como sorprendido de mi incursión en la noche, su mundo.

Pese a todo cuando me siento en la parada del autobús empiezan a acercarse otros madrugadores; trabajadores de supermercados, fábricas o comercios que se sientan junto a ti y se frotan las manos para combatir el frío mientras maldicen al bus que llega con retraso.

Llego al edificio de mi empresa a las 6 AM y me presentan a Ray, la persona con la que estaré trabajando hoy. Ray no me dirige la palabra y se dedica a ordenar papeles. Su manager, Kevin, me cuenta que Ray no le cae bien, que lo encuentra ofensivo y que siente que me haya tocado trabajar con él durante toda la jornada.

Después de cargar la furgoneta con olivas, salsas, aceites y vinagres, me subo al vehículo con los ojos aún pegados por el sueño. Tengo miedo de que el día se haga eterno, aburrido e inútil, pero de repente a Ray parece cambiarle la cara, me dirige la mejor de sus sonrisas y empieza a conversar conmigo.

Ray tiene ascendencia caribeña y ha estado trabajando para la empresa diez años. Aun así, es evidente que no está contento, y muestra su enfado con una retahíla de insultos dirigidos a Kevin, su jefe. Me explica por qué no está a gusto; no le pagan lo suficiente y las condiciones de trabajo no le satisfacen. Le propongo que cambie de empleo: diez años en la misma empresa pueden cansar a cualquiera. Ray me dice que está pensando en regresar a Barbados, su país de origen, pero necesita algún dinero para empezar un negocio allí.

Cuando entramos en la autopista, Ray enciende la radio. Suena música soul, y Ray me explica que lo que realmente le gusta es ser dj. Me pregunta qué música me gusta y se sorprende que conozca algunas canciones que ponen. Me habla de su infancia, rodeada de LP’s, mientras desde la radio suenan algunos clásicos de los sesenta y setenta.

Empezamos con las entregas en el centro de Londres. Cubos de olivas, vinagres y aceites son depositados en los almacenes, trastiendas y cocinas de los restaurantes. Ray trata el producto como trataría cualquier cosa, ya fuera un saco de cemento o una bolsa de diamantes. Para él, lo único que importa es acabar el trabajo rápido, volver a casa y relajarse con algo de música y un buen cigarrillo de marihuana.

Es asombroso ver cómo conduce la furgoneta entre las estrechas calles del Soho, de Covent Garden o de Picadilly. Frena, arranca, aparca, abre, entrega, cierra, arranca y se va. Todo ello en pocos minutos. Él lo define como reckless, me cuenta que es algo común a todos los conductores de furgonetas comerciales, y que no me tengo que preocupar por el cinturón de seguridad.

Ya son las diez y lo que parecía un Everest de recibos de entrega ya va siendo algo más tipo Mont Blanc. Sin embargo algo va mal. Uno de los productos que Ray tenía que entregar no está en la furgoneta. Jurando sobre la madre de todo el que pasa por allí, Ray se vuelve a montar en el vehículo y me explica su estrategia, ‘between you and me’. Piensa faltar toda la semana siguiente al trabajo, con la excusa de estar enfermo, solamente para poner a la empresa en problemas. Pienso entonces en que, a pesar de todo, ellos han ganado. Lo que antes era organización, unidad y lucha noble entre capitalista y trabajador, ahora se ha convertido en nada más que en pequeñas escaramuzas, venganzas mal disimuladas y total alienación.

Salimos del centro y Ray me pide que haga una entrega por él, ya que necesita algunos minutos para liarse un ‘beautiful Marley’. Me explica que su jefe olió marihuana en la furgoneta y estuvieron a punto de despedirlo, pero no le importa. Mientras pone un CD de dancehall y chupa su cigarrillo, Ray me cuenta cómo eran las cosas en la compañía cuando él empezó. Me dice que incluso hacían viajes a Barcelona cada año y, en ellos, el director fumaba con él. Por eso el hecho de que ahora le quieran echar por fumar le parece símbolo de cómo ha mutado todo. Ray sigue siendo joven, pero ya empieza a tener nostalgia de otras épocas, donde tocaba el claxon a chicas por la calle y no se enfadaban, donde en la empresa todo el mundo se conocía y reían juntos.

Acabamos la entrega y Ray me deja cerca de casa. Me saluda afectuosamente y me recuerda ‘between me and you’. Sonrío y le saludo con la mano, y mientras entro en el vagón del metro me imagino a Ray en una playa de Barbados, sujetando un porro en la mano, enseñando vida a cambio de nada.

P.D. Hay un tesó en cada lengua, y básicamente expresa una muestra de cariño corporativo o afecto automático. Así que, my dear, más vale considerarlo una muletilla en el habla que pensar que de verdad le importas algo a la panadera. Porque cuando no te lo digan, lo echarás de menos, y entonces tú también empezarás a usarlo. Y eso sí que no.

Tagged , , ,

Roma, 18 de febrer 2013

Aquella fina línia que separa el romanticisme del ridícul, el dolç de l’empalagós, el bé del mal o el nord del sud. Una línia que, com si fos dibuixada a la sorra amb un pal, s’esborra, es desdibuixa, es mou i es confon. Aquella fina línia ha tornat a enganyar-me, després d’una observació sonora (es pot fer això?és un oxímoron?) dels romans. La facilitat que demostren per anomenar-se els uns als altres amore o tesoro, o en l’abreviació romana amó i tesó. Per telèfon, a l’amic, a la botiga, al carrer, a l’amant, a l’interfon. Qualsevol és susceptible de convertir-se ràpidament en el tesó d’algú altre. Segurament, correspon al gruix d’expressions intraduïbles, que no es pot relacionar directament amb el nostre tresor sinó que més aviat seria proper al terme carinyo. Però tot i així, és el que és, tesoro mio, i sona com sona, tesó.

I la línia de la sorra s’entesta en col·locar-me, una vegada en aquesta banda, banyant-me en una piscina de sucre que no em deixa moure els braços; i també d’aquella altra, silenciosament contenta de sentir costums amables. Diga’m-ho tu, londinenc escèptic, és pecat la petita alegria que sento quan la fornera em diu perfetto tesó, contenta perquè li he pagat just amb monedes? I ho és, en canvi que em grinyolin les dents de sentir la senyora en la seva interminable conversa per telèfon on a després de cada frase crtl+v tesó, (conversa en la que per cert, només sembla parlar la senyora, deu ser que el tesó senzillment no té llengua)

De totes maneres, tesó, gràcies per llegir les meves cartes, tesó,  i espero amb emoció la pròxima, tesó.

 

P.D: (ja que escrivim cartes, posem’hi un postdata, home, que és un element epistolar molt important. ) Ahir passejava pel carrer del costat de casa i en una cantonada hi havien tot de flors, i vaig recordar la notícia que havia llegit uns dies enrere,  un home havia estat mort a ganivetades a les 8 del vespre suposadament per regolamento di conti per spaccio di drogue. Vaig tornar a sentir, aquesta vegada barrejada amb una certa basarda, aquella cosa que sentia de petita, al caminar per dins una esglèsia on al terra tot eren tombes, i no podia fer altra cosa que trepitjar-les. Una mena d’onada estranya com de color de blau cendra.

Tagged , , , ,

Londres, 13 de febrero de 2013

Mi nueva habitación huele a viejo. A viejo y un poco a nuevo. Y hace frío.

Nunca he acabado de entender qué significa oler a viejo. Supongo que es el resultado de mezclar algunos de los olores característicos de la tercera edad: piel moribunda, colonia barata, ropa usada dos mil veces.

Mi habitación huele a viejo porque los muebles son viejos. Tanto que en uno de los cajones del armario he encontrado el Estado del Bienestar. La puerta chirría y no cierra bien. El papel de la pared fue azul. La silla en la que estoy sentado aquí, ahora, escribiendo estas líneas, es tan dura que podría picar cebolla en ella.

En mi nueva habitación hace frío. Tanto que me paseo por ella cubierto en una colcha del Primark que me costó 9 libras y una tarde de mala conciencia por comprar algo cosido por niños bangladesís en régimen de semiesclavitud. En mi nueva habitación hace frío porque el radiador funciona sólo por la noche, y aun así la temperatura a esta hora no supera los quince grados.

En mi nueva habitación me siento un extraño, en parte porque solo he dormido una noche aquí, oigo ruidos indescifrables que provienen del piso superior y voces en idiomas extranjeros. Conozco a dos -de tres- compañeros de piso. El primero, cuyo nombre he olvidado, es un señor húngaro con bigote. Los bigotes me gustan, siempre que sean reales, working class, y no esos cuatro pelos perfilados que llevan ahora los demasiado hipsters. Pues bien, este señor de bigote honrado y sonrisa amable me invitó a fish and chips la primera noche que estuve aquí. Dije que no tenía hambre, que me tenía que ir a trabajar. Él insistió, y como no me acordaba de en qué país del Este rechazar comida que te ofrecen es un crimen, comí con él, me empaché y llegué tarde a trabajar. Este señor, al que llamaremos Béla hasta que recuerde su nombre, trabaja los siete días a la semana conduciendo una furgoneta. Recuerdo que ayer cogía las patatas fritas con el dedo índice de su mano derecha porque el de la izquierda lo tenía cubierto por una aparatosa venda. No me atreví a preguntar por qué, pero seguramente nada escabroso, porque Béla es un buen tipo, un trabajador.

El otro compañero de piso que conozco es Dimitri. El nombre es real. Me lo encontré por primera vez ayer, mientras ordenaba en los armarios la poca compra que osé hacer en Lidl. Llevaba un cigarro de liar en la boca y pijama. Ojos soñolientos. Me dijo que era de Perpignan, así que le pregunté si hablaba catalán. Como tiene un acento francés bastante pegado a la lengua y en ese momento llevaba el cigarro en la boca, no entendí absolutamente nada de lo que me contestó. Así que me limité a sonreír y suponer que no, que no hablaba catalán, porque no nos engañemos; el porcentaje de jóvenes que hablan catalán en Perpignan tiene que ser bastante bajo. Él me preguntó por qué me había venido de Barcelona a Londres con el frío que hace aquí, y le contesté lo que le contesto a una media de diez personas a la semana: there are no jobs there, il n’y a plus de travail là-bas, non c’è lavoro, ništa, nada

Dimitri me mira con sus ojos negros soñolientos y asiente. Trabaja en un restaurante japonés. Un tipo francés con nombre ruso trabajando en un restaurante japonés. La globalización era esto. Me recomienda que compre un radiador eléctrico para combatir el frío. Pienso que es una buena idea, pero que lo compraré de segunda mano, porque ya he comprado una colcha enPrimark y una almohada enLidl y mi presupuesto semanal no está para alegrías de mayor calibre.

Lo que sí que he comprado es un ambientador, una de esas bolas de plástico tan aparentemente sofisticadas que parecen otras cosas, y luego te pasas la vida buscándolos y no los ves, porque tienen forma de tazas o libros o calcetines u otras cosas que todos tenemos en la habitación. De hecho, ahora que lo miro, ahí, encima de la estantería, pienso que si la pinto de plateado podría pasar por la estrella de la muerte. Incluso tiene una ranura en medio por donde se colaría el rubiales aquel con su nave.
La fragancia que suelta se llama Orchard Pear, y supongo que huele exactamente a eso, sea lo que sea.

Hoy he vuelto a casa y mi habitación ya no olía a viejo. Y hacía menos frío. Y la silla parece un poco más cómoda. Desde mi ventana se ve la calle, una avenida normal de un barrio normal en los suburbios de Londres. Miro hacia el exterior con afán de curiosidad, pero ya no hay nadie por la calle, ya no hay nada que ver. Y me siento un poco menos extraño.

Tagged , , , ,

Roma, 7 de febrer 2013

Quan estic tanta estona esperant a la parada, i no hi ha rastre ni de l’ombra del tramvia, ni un bri de la seva olor, ni un so llunyà i confús, ni una senyal d’esperança equívoca… se’m posa la cara llarga i els cotxes van passant ràpid i em sento, literalment, qual la nena que els seus pares han oblidat d’anar a buscar al cole, qual novia a la que el novio acaba de deixar trencant-li el cor en mil bocins, qual gos a la cuneta abandonat pels amos cruels, qual avi a la residència a qui ningú va mai a veure, qual puta de la esquina a la que ningú li demana els serveis, qual el faroner de “La Pell Freda”, qual el pastís d’aniversari del nen mort de “Short Cuts” de Carver, qual un actor presentant-se al càsting per fer de Godot en una suposada adaptació televisiva, qual el pèsol que ha caigut darrere la nevera, qual els cartells electorals del perdedor després de les eleccions, qual una estúpida persona esperant un estúpid transport públic a Roma!

Llavors arriba, poc a poquet el tramvia vell, tremolós i grinyolant, obre les portes amb una bafarada de llum taronja i calidesa, em fa seure entre una gorda i un vell pudent i tot torna a ser bonic i normal.

Tagged , , ,

Londres, 3 de febrero de 2013

Ñic ñic ñic. Chac Chac Chac. Ras Ras Ras.

El sonido del traqueteo del metro se confunde con el de las decenas de personas que muerden sus uñas sentadas en su asiento acolchado con tela azul. Obviamente es un sonido que no se puede oír, a no ser que algún guitarrista old school se haya decidido finalmente a comprarse una púa. Es el sonido del nerviosismo, del tiempo muerto y del estrés de aquellos que se pasan media vida bajo tierra en el interior de un gusano gigantesco de techo bajo.

De niño, mis padres me atizaban en la mano cada vez que me veían mordiéndome las uñas. ‘Es una costumbre muy fea’, me decían. Yo me sentía culpable por no ser capaz de evitar arrancar todas esas uñas, todos esos pellejos y padrastros crujientes y deliciosos. Dejé de hacerlo por algunos días, incluso alguna que otra semana, aunque al final siempre recaía. Hasta que llegó el momento en que me di por vencido.

Eso, mordernos las uñas, es lo que nos une como seres humanos en Londres, Roma o, supongo, Saint Kitts and Nevis. Desde el mendigo con olor a Margaret Tatcher hasta el más alto ejecutivo, todos acabamos metiéndonos los dedos en la boca, llevando a ella los microbios de todas aquellas personas a las que hemos tocado, todas las barandillas a las que nos hemos agarrado, todas las monedas que hemos contado. Y los pequeños microorganismos pasan de mano a boca, de boca a mano, se reproducen, crecen y se transforman en seres cada vez más grandes e inteligentes, hasta que son lo suficientemente enormes y listos para comprarse una Oyster, meterse en el metro y morderse las uñas hasta llegar a su destino.

Tagged , , ,

Roma, 22 de gener del 2013

Avui, i per això t’ho escric avui, he conegut un cocodril, aquell famós, el de les llàgrimes. Se m’ha aparegut, com gairebé tot ho fa ara, a la pantalla de l’ordinador, fosforescent en la negror del dia. Portava una disfressa estranya i m’he hagut de mullar la cara per reconeixe’l, era ell, el cocodril de les llàgrimes rodones, que fan FLOP al caure. M’ha xiuxiuejat una cosa a l’orella, com una picada d’ullet sonora però no amable. M’ha portat en una cova i m’ha jurat que ens tornaríem a veure. Se n’ha anat escampant fum negre i m’ha deixat aquí sola, sola amb els romans i les seves cares, els seus gorros i les seves bufandes, amb les seves jaquetes i les seves paraules.

PERÒ, demà, i per això t’ho escric demà, he llegit al diari del senyor del costat (aquell on les notícies sempre són més fresques i apetitoses): “Trobat cocodril ofegat, entaforat dins la tassa del vàter d’una famosa pizzeria romana”. I se m’escapava el riure, fins que he hagut d’apartar els ulls del diari perquè el senyor del costat ja començava a enfurismar-se…

Tagged , , ,

Londres, 20 de enero de 2013

Ha estado nevando los últimos días. Con tal frecuencia y densidad que todas las calles de mi suburbio se han cubierto de blanco; las carreteras, el parque, el centro comercial, los coches, los zorros y las ardillas.

Me cuesta creer que sea nieve: estoy tan poco acostumbrado a ella que me inclino a pensar que algún artista barbudo ha ido dejando espuma de afeitar en cada calle, en una de esas bromas de enfant terrible que tanto gustan en galerías de arte contemporáneo.

No ha sido hasta esta mañana, cuando he sentido el frío en mis pies, que me he dado cuenta de veras de que era nieve, polvo blanco no adictivo, agua congelada. Y me he dicho que debería guardar una bola en el congelador, como símbolo de esperanza, de lo que está por venir. Sé que normalmente cuando uno espera algo enciende una vela, con su llama cálida, naranja y mutable; pero a mí me apetece más guardar una bola de nieve fría, blanca y sólida en el segundo estante de mi congelador, entre las pizzas, la escarcha y la menestra congelada.

Prometo que intentaré contemplar a diario la belleza irregular de la bola como el astronauta mira la patata que es el mundo desde el espacio y exclama un “wooow” que nadie oye, obviamente, porque el sonido no se transmite en el espacio exterior por mucho que las sagas intergalácticas nos quisieran hacer creer lo contrario. Prometo dejarla ahí hasta que llegue la primavera, si es que en esta puta ciudad hay primavera, cosa que dudo bastante porque las únicas flores que veo están en un tiesto y se venden en la floristería de la esquina.

Y quién sabe, quizás algún día acabe por derretirse y yo me dé cuenta entonces de que algo ha cambiado, de que algo bueno ha pasado y no necesito ninguna esperanza o por el contrario de que ya no queda nada por lo que  luchar. Si es ése el caso simplemente haré mi maleta y me iré de aquí, buscando mi primavera o simplemente un lugar donde las velas no se congelen.

Tagged , , ,

Roma, 14 de gener de 2013

T’escric des de la vora de la finestra bruta per les gotes de la pluja del cap de setmana, que han acabat de caure avui. L’altre dia vaig llegir una frase que pretenia ser divertida que deia: “No se puede limpiar una cosa sin ensuciar otra. Pero se puede ensuciar todo y no limpiar nada.” Així, les gotes han arrossegat la pols acumulada i han deixat una marca de la seva presència a la terra. Aquesta podria ser una de les empremptes del seu pas, com també podrien ser-ho les flors obrint-se a la primavera, els rius caudalosos, les preses plenes a reventar, els meus peus freds, els paraigües de les iaies, els senyors que venen paraigües, la pudor de mullat del gos, les goteres de casa, la roba estesa encara…

La pluja, ella, pretenia ser transparent, bonica, suau, captivadora; o potser agressiva, implacable i cruel? Volia deixar la seva petjada, i l’ha deixada, i ens recordem d’ella com ho fem de totes les altres coses: poc i malament, amb una vaga intermitència.

T’imagino per uns carrers desconeguts de Londres, però sobretot en una cuina petita fen-te un ou ferrat i en una habitació humida on a la llarga, és on passes més temps. Imagino que com jo et preguntes i destiges i vols saber quina és la marca que deixes al món, quina és la que deixaràs i sobretot quina marca vols deixar. Jo camino per carrers desconeguts de Roma, sota aqüeductes, però sobretot estic a la petita cuina fosca fent bullir l’aigua per als espaguetis i després me’ls menjo sola en un metre quadrat que conec molt bé però que ja no miro, i em pregunto com a crits, quina petjada deixo, peso prou per deixar alguna cosa quan camino?

Com les gotes, elles, que cauen i embruten la meva finestra i avui ja ha deixat de ploure i no hi penso més, en la pluja. Però potser un dia m’enrecordaré d’aquell cap de setmana que plovia. Qui sap, potser m’enrecordaré de la finestra bruta. O potser no, i només ho facis tu quan llegeixis aquesta carta.

Tagged , , , , ,

Londres, 20 de diciembre de 2012

“Dans les bas, on se loge les uns sur les autres,on habite comme on peut, moitié camp de réfugié moitié poulets en batterie. On cherche du travail qui n’existe plus et du plaisir qui ne vient jamais”
Nicolas Ancion, Quatrième étage

Después de oír aquello de “el gran teatro del mundo” muchas veces, la frase empieza a estar agotada y tan vacía de contenido que ni siquiera te paras a pensar en lo que significa. No importan ya ni el ni gran ni teatro ni del ni mundo, porque es un “anda”, un “vale”, un “adiós”. Frases de marca blanca, como la mayoría de los productos que me veo obligado a comprar.

Sin embargo, minutos después de escuchar esa misma frase por enésima vez, me quedé pensando en lo que significa. Y joder, es que esta ciudad es un gran teatro. Hay miles de personas a las que alguien les obligó en algún momento a ser entusiastas, a ser simpáticas y alegres, educadas y con gracia, porque si no no obtendrán jamás un buen puesto de trabajo, no tendrán nunca amigos y serán relegados a vivir en una habitación mugrienta en el East End o directamente en la calle. Y entonces ves a toda esa gente fingiendo ser quien no son, fingiendo ser los más populares cuando en el colegio apenas hablaban con nadie o eran discriminados por tener las orejas un poquito apartadas del cráneo.

Te ves inmerso en ese torbellino de “sorry” “how are you today?” “that’s lovely, thanks” y ni siquiera te das cuenta de que tu no eres así, de que tú tienes días malos donde no abrirías la boca en todo el día, de que no te da la gana excusarte si alguien te roza la espalda por ir demasiado deprisa. Hay días en que simplemente no puedes ser entusiasta porque en esta ciudad gris, lluviosa y ultracapitalista el entusiasmo todavía no se vende por 2’99 en Tesco.

Escucharás quejarse a todo el mundo sobre los demás, sobre lo hartos que están de representar un papel. Y lo harás mientras se maquillan y se ponen las máscaras para salir a escena. Solo te serán francos en las bambalinas de una cerveza tarde en la noche o en un té de sobremesa.

Y tú, como buen inmigrante, solo quieres encajar y ser uno más, que no te identifiquen como el maleducado, el rarito o el amargado. Solo quieres salir ahí fuera y encontrar un trabajo y cobrar un sueldo semanal y que nadie se dé cuenta de que has venido de otro país, quieres pasar desapercibido como una lagartija en medio de hienas que se ríen jocosamente a tu alrededor. Y te conformas con tu sueldo mísero que apenas te da para comer carne una vez a la semana mientras esos ejecutivos se gastan cada noche lo que tú ganas en un mes. Y evidentemente tienes que sonreirles, acompañar sus gracias y pedirles perdón todas las veces que haga falta, porque ellos son el público que viene a ver la obra y tú de momento tienes la misma importancia que el que hacía de árbol en la obra del colegio.

Tagged , , , ,
%d bloggers like this: