Londres, 17 de mayo de 2013

La nostalgia es como un filtro de Instagram. Embellece artificialmente recuerdos y sensaciones cualquiera.

No importa si tu infancia fue desgraciada (me refiero a sin gracia, no a triste); siempre la recordarás como un período mágico cuando seas viejo. No importa si tu país es un trozo de tierra poblado con gentes horribles, lo echarás de menos cuando te marches fuera.

Y ya sé que todo esto es un poco estúpido, pero la nostalgia es como el amor, pura mercadotecnia. Se podrían vender magdalenas marca Proust, o albariño marca Morrinha. Hoy leía esa cita de Schopenhauer que dice “la vida es como péndulo que oscila entre el dolor y el tedio» y me ha hecho pensar en que en clase de física mis experimentos con péndulos siempre acababan en fracaso. Signifique eso lo que signifique.

Supongo que cuando estamos en fase de dolor tenemos nostalgia del tedio, y viceversa. ¿No te preguntas a veces qué pensarás de este momento preciso de aquí a, pongamos, sesenta años?

Vete preparando el azúcar.

Advertisements
Tagged , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: